Rivadavia N°1869

Tel.: (03752) 436977

(3.300) Posadas - Misiones

Tecnicatura en Tecnologías de la Información y la Comunicación

El INSTITUTO LISANDRO DE LA TORRE atento a los nuevos tiempos que corren y habiendo captado, comprendido y aceptado el impacto de las TICs en la sociedad toda y particularmente “el impacto de las TICs en las instituciones educativas” inicia el Ciclo Lectivo 2010 con una novedosa carrera terciaria “TECNICATURA EN TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN ”

Nadie debe pensar que la tecnología es una entidad que crece y se reproduce y avasalla y obliga a la sociedad a sus caprichos.

La tecnología es causa y efecto de una sociedad que evoluciona, y esto comprende y exige a las instituciones educativas a necesariamente acompañar esa evolución, pues los cambios tecnológicos se interaccionan con los cambios sociales.

Uno cambia al otro. Permanentemente. Inexorablemente.

Nadie puede imaginar que la sociedad fue la misma después de Gutenberg y la imprenta de tipos móviles, o  después de Graham Bell y el teléfono.

Nada siguió igual.

Desde que apareció el chip hace cuarenta años hubo un desarrollo tecnológico que lenta pero inexorablemente fue progresando de tal manera  que hoy posibilita la comunicación y la disponibilidad de información ya desde prácticamente cualquier lugar y hacia cualquier lugar del mundo.

Actualmente el desarrollo de los dispositivos portátiles, mas la disponibilidad de internet, en muchos casos inalámbrica, en muchos lugares gratuita, han creado entornos nuevos, donde el proceso enseñanza aprendizaje se puede dar en varios lugares, no solamente en el aula, sino también en un café, en una biblioteca, en un parque o en nuestra casa, como suele resumirse “en todo tiempo y en todo lugar”.

Ahora bien: no es solamente el lugar, dónde y cuándo, se aprende, sino también cómo, qué, para qué y por qué se aprende, y es aquí donde los establecimientos educativos cumplen un rol social fundamental.

Una de las características de este tiempo socio- tecnológico, es la velocidad en que suceden los cambios, y es tal vez la característica que distingue a los jóvenes de los no tan jóvenes generando lo que llamamos la brecha generacional.

La tecnología se relaciona con los distintos movimientos socioculturales que influencian ese proceso.

Este  tiempo obliga a un aprendizaje permanente. Aprendizaje - uso – aprendizaje.

Es aquí donde se transforman los modos de enseñanza tradicionales, y esto no es solo debido a la incorporación de nuevas tecnologías, sino de nuevas prácticas sociales y culturales, que son parte de la vida actual.

Esta ola y este tiempo va mas allá de darle simplemente a un profesor una herramienta para que enseñe, también implica repensar el rol del profesor y la naturaleza de lo que se va a enseñar.

En primer lugar nunca hemos encontrado en la historia de la educación en la que la mayoría de los estudiantes poseen habilidades muy superiores a la de la mayoría de los profesores en lo que al uso de las herramientas tecnológicas  se refiere (celulares, laptops, etc.)

En el área de la tecnología los profesores están descubriendo, aprendiendo y viendo como aprenden sus estudiantes acerca de la tecnología, no es algo que ya conocen y les resulta fácil, sino que conviven con un  proceso de aprendizaje constante, y en muchos casos vemos como ellos (los estudiantes) explican cómo funciona y cómo aplican la tecnología.

Algo similar ocurre en los hogares donde los padres deben pedir auxilio a sus pequeños para manejar determinados aparatos electrónicos. Esto no significa que los alumnos sepan más que los profesores, o que los hijos más que los padres.

Significa o sugiere simplemente una forma distinta de relación entre profesores y alumnos y entre padres e hijos. Nos sugiere que así como los jóvenes se relacionan entre ellos, debe repensarse la relación entre profesores, ya no del mismo colegio o de la misma ciudad, sino de otras ciudades o de otros países, y también con los padres de esos adolescentes que también posiblemente sufren el desencuentro tecnológico con sus hijos con los que ven limitada su relación.

¿No son acaso posibilidades o recursos para el aprendizaje que pueden mejorar las relaciones en el aula, el hogar, y todos los demás entornos en vez de considerar cuestiones externas al proceso enseñanza aprendizaje?

Por supuesto esto implica cambios en la formación y la actitud de los docentes y de padres y demás actores sociales, médicos e ingenieros, abogados y contadores, trabajadores de la administración pública o privada, fuerzas de seguridad, proveedores y consumidores.

¡VIVIMOS UN CAMBIO DE PARADIGMAS!

La revolución de la web es que la gente descubrió que en ella no solo se puede buscar información y conocimiento, sino que es un ambiente donde cada uno de nosotros puede PRODUCIR O GENERAR ESA INFORMACIÓN Y ESE CONOCIMIENTO.

Vemos como imprescindible que los profesores se involucren con esta nueva tecnología, la usen y acepten que es una herramienta que seguro se puede y tal vez se deba cuanto antes usar para la enseñanza, mediante páginas, o blogs, o correos electrónicos, o mediante otros tipos de arte que admita el chip, la web y ese maravilloso mundo de ceros y unos.

Esto no solamente genera una herramienta para las clases, sino que también transforma la proyección que esos docentes tendrán con el área que están enseñando.

Así como de nada sirven los libros si nos se los lee, toda la tecnología disponible de nada servirá si no la usamos, con un solo condicionante: DEBEMOS USARLA BIEN.

Ello significa que como seres humanos debemos conocerla y usarla, con profundo respeto ético y moral, por cada uno de nosotros mismos y por cada uno de los demás integrantes de la sociedad.

Este es el desafío de una Institución Educativa que abrirá el espacio de una carrera tan profundamente Tecnológica como Humana, abierta a todos los secretos: Jóvenes y Adultos, Maestros y Profesores y a todos aquellos profesionales que con el manejo de las TICs, harán que su profesión se potencie a niveles superiores por una abundante información y exelente comunicación.

© Instituto Lisandro de la Torre |